""

sábado, 19 de septiembre de 2015

Viaje a Galicia y Norte de Portugal (1ª parte)

Hola a todos!!

Por desgracia ya está aquí la vuelta al cole y junto a ella la rutina, pero no pasa nada, lo bueno es que ya empezamos hoy con el blog contándoos como ha sido mi experiencia por mi querido Norte.


La verdad que aquella zona es una de mis preferidas para ir en las vacaciones de verano, hace fresquito y sus paisajes verdes me encantan.


Pero lo que más me gustó eran esos arbustos con esas moras silvestres tan dulces que te encontrabas caminando por cualquier sitio, estaban tan ricas que era imposible resistirse a tal dulce fruto.


Al cabo de los días nos íbamos dando cuenta que el tamaño de las porciones de los platos eran gigantes, para nosotros es algo raro ya que por nuestra zona solemos comer menos cantidad, pero por lo visto allí no.

Bueno, y ahora voy a comenzar a contaros lo que hice día a día.




El primer día, después de un largo trayecto, por fin llegamos a Galicia. Ya era más o menos la hora comer y paramos en un pueblo de roca muy bonito llamado Allariz (Ourense), en el estuvimos paseando un rato por sus estrechas y antiguas calles hasta que dimos con el restaurante perfecto, su nombre era "Pallabarro", un servicio perfecto y que decir de la comida, estaba tan buena tan buena que en estos momentos me gustaría estar allí jajaja.


Terminamos de comer y seguimos con la ruta hasta llegar al lugar donde nos íbamos a hospedar, Santiago.

Nada mas llegar nos pegamos una ducha y fuimos a pasear por la grandiosa ciudad, y como no, entré a una de las muchas panaderías que habían por la zona céntrica, su nombre era "A Tafona",os la recomiendo 100% . Al entrar, el olor a horno de pueblo de toda la vida se me quedo impregnado, todo tenía una pinta para chuparse los dedos, pero finalmente nos quedamos con una porción de cada tipo de empanada. La verdad que estaban todas deliciosas pero la que más me gusto fue la de pulpo, estaba recién hecha y tan calentita que se desacía en la boca.

Terminamos el día cenando en un restaurante de tapas buenísimas pero que no recuerdo su nombre ahora mismo.


Al día siguiente madrugamos para ir a visitar la catedral de Santiago por dentro, verdaderamente impresionante, terminamos de ver la ciudad más a fondo y cogimos el coche rumbo a Muros, un pueblo pesquero muy bonito, no hay mucho que ver refiriéndonos a monumentos, pero meterte por sus estrechas calles merece verdaderamente la pena.

Después de un rato por allí se nos hizo la hora de comer, entramos a la "Pulpería Pachanga", todo muy bueno pero su especialidad sin duda eran las vieiras, estaban de rechupete.


Seguimos la ruta hacia El Cabo de Finisterre y de camino paramos en la Fervenza del Río Ézaro, una cascada saliente de la montaña muy bonita para ver, estuuvimos un rato por allí haciendo fotos y continuamos el trayecto hasta que llegamos, hacía mucho frío y estaba el cielo así feo hasta que llovió, pero mereció la pena por contemplar las vistas que habían.

Ya de vuelta paramos a cenar en Carnota (A Coruña), la verdad que nos sorprendió mucho, estaba todo bueno no, buenísimo, sobre todo el pulpo que estaba tan tierno que no hacía falta ni masticarlo.

Terminamos de cenar y volvimos al hotel a descansar porque realmente lo necesitábamos.


Al día siguiente comenzamos nuestra ruta en Padrón, primeramente visitamos el Jardín Botánico, un parque en el que te encontrabas rodeado de naturaleza y árboles milenarios, un lugar perfecto para leer, estudiar o simplemente para estar tranquilo, la verdad que un sitio muy bonito.

Seguidamente fuimos a la fundación de Camilo Jose Cela, un gran escritor, en ella, un guía nos hizo un tour por el museo en el que nos explico cosas muy interesantes, aquello era un lugar lleno de cultura, verdaderamente estuvo genial.


Una vez salimos de la fundación fuimos directos a Carril, nada más llegar al pueblo nos encontramos con la lonja, me impacto mucho ver tantas y tantas almejas juntas eso era impresionante.

Dimos una vuelta por el puerto y por sus calles y sin darnos cuenta ya era la hora de comer, no teníamos muy claro donde ir entonces se nos ocurrió preguntar a un hombre que pasaba, y la verdad que no nos equivocamos, nos envió a la Taberna Do Carril, un lugar especial para tomarse una buena mariscada.



Terminamos de comer y cogimos rumbo hacia Cambados. Nada más llegar dimos una vuelta por sus calles, muy bonitas ellas con sus fachadas hechas con conchas y sus casas de piedra, después de un buen rato nos encontramos con la Torre San Sadorniño, bueno, más bien con parte de la Torre ya que fue derruida jajaja.

Para rematar el día coincidimos con que era la fiesta del Albariño (un tipo de vino típico de allí), era como una feria en la que habían muchas casetas ofreciendo el que hacían en sus bodegas, además habían charangas animando la fiesta y una orquesta en la plaza, la verdad que estuvo muy bien  y había mucho ambiente. Finalmente acabamos la noche escuchando a la fantástica orquesta.


Y hasta aquí puedo leer, esta es la primera parte de mi viaje de estas vacaciones de verano, espero que os este gustando y nos vemos muy muy pronto!!



Un saludo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, no dudéis en ponerme comentarios, gracias a ellos consigo mejorar y seguir hacia delante.